domingo, 24 de junio de 2012

Porqué defendemos nuestra Tierra y Territorio

Preparando la tierra...

En tiempo y memorial se posesionaron en forma tradicional con mucha libertad, nuestros abuelos cultivaron sus tierras en colectivo, se respetaban unos a otros intercambiaban trabajos, convivían juntos de acuerdo a sus usos y costumbres, sus culturas era a centrado a la madre tierra y territorio, cuidaban mucho sus arroyos cristalizados y sus vegetaciones tan hermosos, lo conservaban.

Los tatuches tenían mucha fe al señor de tila, le rendían cultos y lo veneraban, todo era paz, tranquilidad y en armonía; celebraban sus fiestas tradicionales, según sus costumbres  tradicionales, prestaban sus servicios al templo como mayordomos, encargados de templo y otros servicios calzaban las calles principales, nombraban sus propias autoridades internas. 

Sus primeros representantes elevaron su solicitud el 03 de febrero de 1922, se publico la solicitud en el diario oficial el 05 de abril del mismo año, se dicto el fallo el 27 de febrero de 1929. mientras los tatuches hacían sus promesas que tradicionalmente eran las velas, el incensio, alegres con sus música regional danzas de la pluma del quetzal, tambores, flauta de carrizo, las maracas. Y así oraban y elevaban su petición al padre creador, los principales a pesar de que no tenían estudio pero sabían quien hizo el cielo y la tierra, el objetivo era documentar al ejido, no fue en vano la petición.

El 30 de julio de 1934 se concede la resolución presidencial que ampara y protege las 5405 hectáreas y 78 centiáreas, se publica en el diario oficial de la federación el 16 de octubre del mismo año. 
El 02 de junio de 1961 el h. cuerpo consultivo agrario aprobó el plano definitivo; así  se logro la documentación del ejido, fue muy largo el tiempo de camino, no existía carreteras, entonces todos los recursos que se gastó vendieron maíz, frijol, café, leña, animales y trabajos colectivos de todos los ejidatarios, los tatuches nunca se cansaron pidiéndole al Dios padre y al divino señor de tila. Este es la lucha por lograr la madre tierra y territorio, nos ha visto nacer, nos creció con su fruto y en ella descansaremos, como ya descansan nuestros tatuches.

La autoridad máxima de este ejido es la asamblea general de ejido  de acuerdo con el artículo 22 de la legislación agraria, señalado en la fracción XV del artículo 27 de la constitución política de los estados unidos mexicanos, la asamblea general es el órgano supremo es el órgano supremo del núcleo de población ejidal.

El h. cuerpo consultivo agrario en sesión de 30 de septiembre 1966, sin acuerdo de la asamblea, acordó lo siguiente: que la superficie del poblado tila no forma parte del ejido considerándose como fundo legal, pero en el plano original de 02 de junio de 1961 fue aprobado sin nota sin punto de acuerdo. Contra esto realizamos un amparo en 1977, el amparo 890/77, mismo que ganamos en 1994, gracias al levantamiento armado del EZLN.

Aunque ganamos el Gobierno del Estado, apoyado por el Congreso del Estado, Ayuntamiento Municipal de Tila y el Registro Público de la Propiedad, emitieron un decreto para expropiar las 130 has que no pudieron despojarnos ilegalmente el Cuerpo Consultivo. Nuevamente nos amparamos en contra de esas cuatro autoridades en 1982, por medio del amparo número 259/82. Fue hasta el 14 de enero de 2009 que nuevamente ganamos el amparo con lo que está claro que las tierras pertenecen al ejido tila y están bajo su custodia y protección. 

El gobierno y las demás autoridades no quieren respetar el amparo ganado, se niegan a reconocer que el pueblo de tila, y su núcleo de población son ejidales. Por eso ahora está en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación decidir de darle la razón al ejido por el derecho que le corresponde en el incidente de inejecución del amparo que tiene en sus manos, o darle la razón al Gobierno del Estado y demás autoridades y así privatizar las tierras ejidales.

Las consecuencias sino se respeta los amparos es ir en contra de la resolución presidencial del 30 de julio de 1934. Es decir la privatización de nuestras tierras, seguir con la compra y venta de tierras no sólo del pueblo sino sus alredores. Privatización de arroyos, y tendríamos que pagar por el agua que es de nuestro propio territorio.  Se fraccionarían las tierras y cobrarían impuestos por lotes y gestiones legales. El municipio se apropiaría de nuestras fiestas tradicionales. Estos entre otras consecuencias. 
Por eso estamos exigiendo el respeto a nuestra tierra y territorio. Pero todos sabemos que corremos riesgo por defender nuestro derecho de posesión de tierra y territorio, lo que ha sucedido en otros pueblos ha habido reprensiones, hostigamientos, amenazas, intimidaciones, discriminaciones, violaciones de derechos humanos, privación de libertad, secuestros, encarcelamientos y asesinatos de hombres, mujeres, niños y niñas. 

Pero los opresores gozan el privilegio de la ley, ante ellos no valemos nada, la justicia está al lado de ellos, nosotros no somos tomados en cuenta, solo en los tiempos de contiendas electorales, nos anuncian que con nuestro voto va a haber el cambio, que con la participación ciudadana va ser otro México, ¿qué cambios soñamos cuando nuestros pueblos y comunidades están militarizados? Cuando en verdad no existe la democracia, como ejidatarios es preocupante lo que está pasando en nuestro pueblo por defender nuestros derechos, recursos naturales y quieren desaparecer nuestras culturas, tradiciones, costumbres, nos imponen ideas capitalistas; así como vinieron imponer la religión los españoles en el año de 1560 a controlarnos, a destruir lo nuestro. 

Sufrimos mucho desprecio en nuestro pueblo, como somos indígenas, que el pueblo no va a progresar, que no podemos embellecer nuestras casas, que somos un atraso social, que no generamos ganancias, por sus ambiciones y avaricias. Nosotros los campesinos y campesinas hacemos memoria del general Emiliano zapata, luchó por los campesinos no por el interés político, su objetivo era Tierra y Libertad, dio su vida por los principios, no por el interés del hombre.

En esta actualidad ya no hay campo de trabajo, lo único que nos queda es defender nuestra madre tierra que nos alimenta con su fruto, les pedimos a todos que estén pendientes a lo que pueda pasar en nuestro núcleo de población ejidal, que de por sí estamos recibiendo constantes amenazas, señalamientos, intimidaciones, para quedarnos callados.

Tierra y Libertad
Adherentes a la Otra Campaña 
Ejido Ch'ol Tila, Chiapas

No hay comentarios:

Publicar un comentario